El arbusto de rosa mosqueta es originario de América del Sur y produce unos frutos muy ricos en ácidos grasos esenciales poliinsatudaros conocidos por fomentar la regeneración cutánea. El aceite vegetal de Rosa Mosqueta es ideal para todo tipo de aplicaciones cosméticas. Diluido en una crema facial de día o de noche, este aceite ayuda a tratar las pieles agrietadas y con arrugas. Nombre en latín: Rosa rubiginosa L. Parte utilizada: frutos maduros.

Propiedades principales

  • Regenerante cutáneo: los ácidos grasos esenciales presentes en este aceite vegetal participan en la reconstrucción de las membranas celulares, ya que son componentes de los fosfolípidos de membrana. Esta capacidad para regenerar tejidos es útil en caso de quemaduras provocadas por el sol o por contacto con un objeto a temperatura elevada. Este aceite vegetal también es eficaz contra algunos problemas de la piel, como el acné, la rosácea, el eccema o la psoriasis.
  • Reafirmante: el aceite de Rosa Mosqueta previene el envejecimiento de la piel, le devuelve su elasticidad y favorece la síntesis de colágeno. Por tanto, es muy útil a la hora de prevenir la aparición de arrugas, estrías y escaras.
  • Cicatrizante: este aceite vegetal previene las excrecencias cutáneas. Es capaz de reducir los relieves de las cicatrices hipertróficas o retráctiles y también homogeneiza el color de las cicatrices con el de la piel. Es eficaz tanto en cicatrices recientes como en antiguas y además atenúa las manchas de la edad.
  • Circulatorio: este aceite vegetal aumenta el flujo sanguíneo (la microvascularización), lo que tiene efectos beneficiosos sobre las cicatrices.

Y las siguientes propiedades secundarias...

  • Protector del sistema cardiovascular
  • Regulador hormonal

Características y composición

Características cosméticas
  • Tipo de piel: deshidratada, seca, sensible, con arrugas, con síntomas de envejecimiento
  • Tipo de pelo: seco
Características organolépticas
  • Aspecto: líquido aceitoso
  • Color: entre amarillo claro y anaranjado
  • Olor: suave y agradable
  • Tacto: seco
        Características de formulación
        • Insaponificables y principios activos: entre un 0 y un 2 %
        • Índice de comedogenicidad: 3 (bastante comedogénico)
        • Índice de saponificación medio: entre 180 y 195
        • Estabilidad oxidativa: sensible
        • Estabilidad térmica (a altas temperaturas): sensible
        • Denominación INCI: Rosa Rubiginosa Seed Oil
        Concentración en ácidos grasos
        • ácido α-linolenico (AGPI omega-3): entre un 20 y un 40 %
        • ácido linoleico (AGPI omega-6): entre un 41 y un 55 %
        • ácido oleico (AGMI omega-9): entre un 12 y un 18 %
        • ácido palmítico (AGS): entre un 2 y un 8 %
        • ácido esteárico (AGS): entre un 1 y un 5 %
        Características físicas
        • Densidad a 20 °C: entre 0,915 y 0,935
        • Punto de inflamabilidad: > 175 °C
        • Índice de peróxidos: < 10 meqO2/kg
        • Índice de acidez: < 4 mg KOH/g
        • Índice de yodo: entre 141 y 166
        Características botánicas
        • Familia botánica: Rosáceas
        • Origen: Chile
        • Parte utilizada: frutos maduros
        • Proceso de obtención: primera presión en frío
        • Nombre en latín: Rosa rubiginosa L.

        En caso de cicatrices, quemaduras y cortes

        El aceite vegetal de Rosa Mosqueta que se extrae de los frutos de esta planta es rico en el 80 % de ácidos grasos poliinsaturados omega-3 y omega-6, que son muy beneficiosos para regenerar las células y mantener la elasticidad de la piel. Además, este aceite vegetal contiene ácido transretinoico, un derivado natural de la vitamina A que se usa en dermatología por sus propiedades reafirmantes y cicatrizantes. En caso de sufrir lesiones en la piel, cortes, quemaduras o cicatrices, el aceite vegetal de Rosa Mosqueta fomenta la reconstrucción celular a la vez que calma la piel.

        • Consejo de aplicación: aplicar unas gotitas de aceite de Rosa Mosqueta en la piel por la mañana y por la noche mediante un masaje.

        • Aceites esenciales complementarios: para favorecer la cicatrización, pueden añadirse unas gotitas del aceite esencial de Siempreviva Amarilla, Pachuli o Espliego al aceite de Rosa Mosqueta para aumentar su eficacia.

        • Otros aceites vegetales adecuados: el aceite de Rosa Mosqueta favorece la regeneración celular. Otros aceites vegetales pueden usarse para lograr este objetivo, como el de Pepitas de Frambuesa.

        En caso de arrugas y estrías

        Se han llevado a cabo numerosos estudios sobre la composición del aceite vegetal de Rosa Mosqueta. Este aceite tiene una composición variada, rica en ácidos grasos poliinsaturados, fitosteroles, escualeno, vitamina E y carotenoides, así como en compuestos fenólicos. Concretamente, las vitaminas E y A le otorgan propiedades antioxidantes muy eficaces para combatir las arrugas. El aceite de Rosa Mosqueta actúa contra los radicales libres, una de las principales causas del envejecimiento de los tejidos, por lo que resulta especialmente eficaz para evitar las arrugas. Además, puede usarse para prevenir estrías y arrugas.

        • Consejo de aplicación: aplicar unas gotas de aceite de Rosa Mosqueta en la piel por la mañana y por la noche mediante un masaje.

        • Aceites esenciales complementarios: en caso de arrugas y estrías, añadir unas gotas del aceite esencial de Geranio Rosa, Jara o Espliego al aceite de Rosa Mosqueta para aumentar su eficacia.

        • Otros aceites vegetales adecuados: las propiedades del aceite de Rosa Mosqueta ayudan a mantener la elasticidad de la piel y favorecen la regeneración celular. Si estos son los resultados que buscamos, existen otras alternativas, como el aceite vegetal de Cáñamo, el de Nuez de Albaricoque o el de Pepitas de Higo Chumbo.

        Contra las dermatosis (psoriasis, eccema, etc.)

        Gracias a su composición rica en ácidos grasos poliinsaturados, el aceite vegetal de Rosa Mosqueta tiene propiedades calmantes y antiinflamatorias. Estas propiedades son ideales para hacer frente a cualquier tipo de dermatosis. Si este es el caso, el aceite vegetal puede aplicarse directamente sobre la zona afectada de la piel o por vía oral para incrementar los niveles de omega-3 y omega-6 del organismo.

        • Consejo de aplicación: aplicar unas gotitas de aceite de Rosa Mosqueta en las zonas afectadas de la piel por la mañana y por la noche mediante un masaje.

        • Aceites esenciales complementarios: en caso de dermatosis, se pueden añadir aceites esenciales antiinflamatorios, cicatrizantes y calmantes al aceite vegetal de Rosa Mosqueta. Los aceites de Manzanilla Romana, Geranio Rosa, Alhucema o Espliego son nuestros mejores aliados en esta situación.

        • Otros aceites vegetales adecuados: En caso de eccema o de psoriasis, los aceites de Calófilo, Onagra o Perilla pueden ser muy eficaces.

        En caso de piel seca, sensible o frágil

        El aceite vegetal de Rosa Mosqueta es ideal para tratar las pieles secas, sensibles o frágiles. Sin embargo, no se aconseja utilizarlo en pieles grasas o propensas a producir acné. Este es un aceite nutritivo que nos permitirá mantener la piel hidratada.

        • Consejo de aplicación: aplicar unas gotas de aceite de Rosa Mosqueta en la piel por la mañana y por la noche mediante un masaje.

        • Otros aceites vegetales adecuados: El aceite vegetal de Pepitas de Frambuesa y el de Baobab son muy nutritivos, lo que los convierte en una muy buena opción si tenemos la piel seca. En caso de piel sensible, los aceites de Almendra Dulce o de Casis pueden ser beneficiosos.

        Contra las hemorroides y en caso de rosácea

        El aceite vegetal de Rosa Mosqueta tiene propiedades que fomentan la correcta circulación. La vitamina K presente en su composición es eficaz contra la rosácea y las rojeces difusas debido a su efecto procoagulante. Gracias a estas propiedades, también es muy eficaz contra las hemorroides.

        • Consejo de aplicación: aplicar unas gotitas de aceite de Rosa Mosqueta en la zona afectada por la mañana y por la noche mediante un masaje.

        • Aceites esenciales complementarios: el aceite esencial de Lentisco puede añadirse al aceite de Rosa Mosqueta para aumentar su eficacia. Pero, atención: siempre hay que diluir el aceite esencial al 5 % como máximo.

        • Otros aceites vegetales adecuados: el aceite vegetal de Calófilo también favorece la circulación.

        En caso de manchas cutáneas o producidas por la edad

        El aceite vegetal de Rosa Mosqueta ofrece muy buenos resultados contra las manchas cutáneas. Como fomenta la regeneración celular, actúa de forma eficaz para reducir las manchas. Si añadimos más aceites esenciales, los resultados mejorarán.

        • Consejo de aplicación: aplicar unas gotas de aceite de Rosa Mosqueta en las manchas por la mañana y por la noche mediante un masaje.

        • Aceites esenciales complementarios: los aceites esenciales de Zanahoria, Apio o Levístico en combinación con el aceite vegetal de Rosa Mosqueta son muy eficaces para combatir las manchas en la piel.

        En caso de alteración de los tejidos después de una sesión de radioterapia

        Al igual que sucede con los cortes, las quemaduras y la dermatosis, es recomendable aplicar el aceite vegetal de Rosa Mosqueta mediante un masaje después de recibir una sesión de radioterapia. Este aceite combate la inflamación gracias a su alta concentración en ácidos grasos poliinsaturados.

        • Consejo de aplicación: aplicar unas gotas del aceite de Rosa Mosqueta en la zona afectada por la mañana y por la noche mediante un masaje.

        ¿Te ha resultado útil este artículo?

          

        Nota media 4.7 ( 335 votos )