El aceite de Coco es uno de los más utilizados ya que, además de tener diferentes virtudes, tiene un aroma exótico y apetitoso. Obtenido a partir de la pulpa blanca del coco, fruto del cocotero y originario de las regiones tropicales de India y Malasia, este aceite vegetal es una referencia a la hora de nutrir el pelo y de favorecer su crecimiento. Es lubricante e hidratante, por lo que será un aliado de excepción de las pieles más finas y sensibles, como la de los párpados, la del contorno de los ojos o, simplemente, la piel sensible en general. Nombre en latín: Cocos nucifera L. Parte utilizada: pulpa del coco.

Propiedades principales

  • Nutritivo: este aceite vegetal hidrata los párpados, los labios y el resto de partes del cuerpo donde la piel es fina y sensible. También es muy eficaz a la hora de hidratar el pelo.
  • Fortalece el cuero cabelludo: el aceite vegetal de Coco hidrata el cabello y hace que recupere su brillo. También puede utilizarse a modo de prevención, ya que los fortalece para que no se estropeen con tanta facilidad.
  • Perfuma la piel: este aceite vegetal consigue que nuestra piel se impregne de un agradable olor a coco, sin dejar ningún tipo de residuo graso.
  • Hidrata y suaviza: el aceite vegetal de Coco hidrata y suaviza las zonas más secas y sensibles del cuerpo consiguiendo que nuestra piel se vuelva más agradable al tacto. Por último, también genera una agradable sensación de frescor al aplicarse.
  • Repulsivo: ciertos compuestos del aceite vegetal de Coco tienen efectos repelentes sobre varios artrópodos chupasangre, especialmente sobre el mosquito tigre. 
  • Antioxidante: en ciertos pueblos de la Polinesia, donde llevan siglos utilizando el aceite de Coco, parece que existe menos riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular, algo sin duda relacionado con las propiedades antioxidantes de los flavonoides. Además, este efecto antioxidante puede también tener, en cierto modo, un efecto antiinflamatorio. Los radicales libres pueden intervenir en el proceso de inflamatorio por lo que, al neutralizarlos, el riesgo de inflamación disminuye.
  • Antibacteriano: el ácido láurico presente en la composición del aceite vegetal de Coco ha demostrado tener una actividad antibacteriana in vitro. Aislado, es capaz de inhibir el crecimiento bacteriano de Staphylococcus aureus, de Bacillus cereus, Salmonella typhimurium y Escherichia coli. Sin embargo, esta actividad antibacteriana es mínima y mucho menor al de cualquier antibiótico. Cuanto más ácido láurico contenga el aceite de Coco, mayores serán sus propiedades antibacterianas.

Características y composición

Características cosméticas
  • Tipo de piel: pieles de todo tipo, pero especialmente útil para tratar pieles secas y sensibles
  • Tipo de pelos: pelos secos, encrespados y que se rompen con facilidad.
Características organolépticas
  • Aspecto: sólido a 20°C, fusión a 28-30°C
  • Color: blanco
  • Olor: a coco
  • Sabor: exótico, recuerda al del coco
  • Al tacto: bastante seco
Características para la formulación
  • insaponificables: polifenoles. vitaminas A y E
  • Indice de comedogenicidad: 4 (bastante comedogénico)
  • Índice medio de saponificación: 257
  • Estabilidad frente a la oxidación: muy buena
  • Estabilidad frente a las altas temperaturas: buena
  • Nombre INCI: Cocos Nucifera Oil
Composición en ácidos grasos
  • ácido cáprico: entre un 4 y un 10%
  • ácido caprílico: entre un 4 y un 12%
  • ácido láurico entre un 40 y un 55%
  • ácido linoleico: entre un 0,5 y un 4%
  • ácido mirístico: entre un 13 y un 20%
  • ácido oleico: entre un 3 y un 12%
  • ácido palmítico: entre un 6 y un 12%
  • ácido esteárico: entre un 1 y un 4%
Características físicas
  • Densidad a 20°C: entre 0,907 y 0,925
  • Punto de inflamabilidad: >300 °C
  • Índice de peróxidos: <10 meqO2/kg
  • Índice de acidez: <6 mg KOH/g
  • Entre 240 y 265 mg/L
  • Este aceite vegetal se solidifica a temperaturas inferiores a los 20°C, por lo que antes de utilizarlo habrá que calentarlo un poco al sol o al baño María.
Características botánicas
  • Nombre en latín: Cocos nucifera L.
  • Familia botánica: arecáceas (palmeras)
  • Origen: Filipinas/India
  • Parte utilizada: pulpa del coco.
  • Proceso de obtención: primer prensado en frío

Para hacer tratamientos capilares

El aceite vegetal de Coco es un aceite vegetal ideal para aplicar sobre el pelo gracias al ácido láurico presente en elevada concentración en su composición. Este compuesto hace que el aceite de Coco penetre en la fibra capilar con más facilidad, para repararla en profundidad. Al nutrir el pelo en profundidad, también lo refuerza, pero eso no es todo, sino que también hidrata el cuero cabelludo, lo sanea y le da un perfume muy agradable. Este aceite también se utiliza mucho por ser capaz de hacer brillar el pelo. Todas estas propiedades lo convierten en un aliado de excepción tanto para el pelo como para el cuero cabelludo.

Puede utilizarse en pelos sin brillo, estropeados o secos, pero los que mejor se le dan son los encrespados.

  • Consejos de utilización: aplicar el aceite de coco a modo de mascarilla capilar y dejar actuar como mínimo 1 hora antes de lavarse el pelo con champú.
  • Aceites vegetales complementarios: el aceite vegetal de Coco es ideal para tratar el pelo, por lo que se utiliza en numerosos productos cosméticos. En este tratamiento capilar para pelos secos se asocia a los aceites esenciales de Ylang-Ylang Completo y de Espliego, mientras que en esta rutina capilar para pelos estropeados lo hace con los aceites de Manzanilla Romana y de Alhucema.
  • Otros aceites vegetales adecuados: para realizar tratamientos para el pelo, también podemos optar por utilizar los aceites vegetales de Ricino, de Argán o de Germen de Trigo.
Pelo seco o estropeado
Realizar un baño de aceite de Coco para nutrir la fibra capilar en profundidad. Aplicar el aceite de Coco desde las raíces hasta las puntas para luego envolver la cabeza con una toalla caliente, para que el aceite vegetal penetre más rápido. Lo mejor es ponerse un gorro de baño y dejar que el aceite actúe toda la noche y lavarse el pelo el día siguiente por la mañana.
Pelo encrespado
Al nutrir y fortalecer el cabello en profundidad, el aceite de Coco es un aliado de excepción de los pelos encrespados, ya que los suavizará y mimará. Si se utiliza a modo de máscara durante mínimo 30 minutos, tanto solo como mezclado con otros aceites vegetales, el aceite de Coco permitirá suavizar y dar forma a los pelos más encrespados.

Para el cuidado de la piel

El aceite de Coco puede utilizarse en diferentes ocasiones para cuidar la piel: para hidratarla, limpiarla en profundidad o simplemente para perfumarla. Además, gracias a su textura más sólida que la del resto de aceites vegetales, su utilización es más simple: se funde al contacto con la piel. Su composición hace que este aceite vegetal se adapte perfectamente a todo tipo de pieles, y sobre todo a las pieles más secas y sensibles.

También es un buen protector cutáneo gracias a la vitamina E y a los flavonoides (antioxidantes), y puede utilizarse como emoliente gracias a la gran cantidad de ácidos grasos saturados presentes en cu composición, para reparar la piel en caso de eccema, como desmaquillante e incluso como aceite de masaje.

En alimentación

Gracias a su elevada concentración en ácidos grasos saturados (de el 87%), se recomienda utilizarlo por vía cutánea más que por vía oral. Estos ácidos grasos saturados favorecen la síntesis de colesterol del malo, lo que hace aumentar el riesgo de diabetes o de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Sin embargo, y como todo, su uso en alimentación es una cuestión de equilibrio y moderación: si se utiliza correctamente, aporta numerosos beneficios, como una mejora en la salud cardiovascular e inmunitaria, además de ser una fuente de energía inmediata y de permitir cuidar el metabolismo.

En conclusión, siempre que no abusemos de él, el aceite vegetal de Coco puede formar parte de nuestra alimentación.

  • Consejos de utilización: para aromatizar nuestras preparaciones solo tenemos que verter unas gotitas de aceite en ensaladas, batidos, woks o platos exóticos. Además, los veganos pueden reemplazar la mantequilla por un poquito de aceite de Coco.

Para blanquear los dientes

El oil pulling, o enjuague con aceite, es una practica tradicional india que consiste enjuagarse la boca con aceite vegetal cada mañana, como si este fuera un colutorio, durante entre 10 y 20 minutos. El aceite vegetal de Coco también puede utilizarse del mismo modo. Si queremos ganar tiempo también podemos utilizarlo bajo la ducha. Se recomienda fundir el aceite vegetal al baño María para que esté en estado totalmente líquido antes de enjuagarse la boca con él.

Una vez en la boca, para que el aceite surta efecto y limpie los dientes y las encías en profundidad, el enjuague bucal debe durar como mínimo 10 minutos. Después de entre 2 y 4 semanas, la diferencia debería ser claramente visible.

Esta acción se debe al ácido láurico que contiene, un antimicrobiano que lucha contra el sarro. De este modo, el aceite vegetal de Coco permite eliminar toxinas de la boca, disminuye el riesgo de que aparezcan caries y acaba con el mal aliento.

Como repelente

No es una de las propiedades que más se citen del aceite de Coco, pero es un buen repelente contra ciertos tipos de insectos chupasangre. En este caso, no son los ácidos grasos, sino el ácido láurico el que posee propiedades antibacterianas.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que el efecto no es demasiado potente y que solo con aceite de Coco no evitaremos que nos piquen los mosquitos. Para aumentar su efectividad, lo mejor es asociarlo con el aceite esencial de Citronela de Java.

¿Te ha resultado útil este artículo?

  

Nota media 4.6 ( 81 votos )