Las semillas de Cáñamo tienen propiedades muy interesantes tanto en cosmética como en dietética. Esta doble utilización se explica por su riqueza en ácidos grasos esenciales, unos ácidos grasos indispensables para el organismo y que solo podemos obtener a través de la alimentación, y en vitaminas A, B1, B2, B6, C, D y E. Este aceite vegetal no es psicotrópico, sino más bien un tesoro tanto para la salud como para la piel y el pelo. Nombre en latín: Cannabis sativa L. Parte utilizada: semillas (primer prensado en frío).

Propiedades principales

  • Regenerante, revitalizante, antiarrugas: su alto contenido en vitamina E, un antioxidante natural, convierte a este aceite vegetal en un excelente remedio antiedad. Esto, sumado a sus propiedades de regenerador cutáneo, le permiten combatir de manera eficaz los síntomas del envejecimiento de la piel. También es muy eficaz contra las grietas en la piel de las manos.
  • Hidrata y suaviza la piel: el aceite vegetal de Cáñamo tiene una composición similar a la de los lípidos de la piel, lo que le permite penetrar en ella rápidamente para un efecto hidratante y nutritivo. El aporte de omega 3, 6 y 9 también favorece la elasticidad de la piel. El aceite vegetal de Cáñamo también se utiliza para nutrir en profundidad el cabello estropeado, lo que permite tener un pelo brillante e hidratado.
  • Hipocolesterolemiante, protector del sistema cardiovascular: el aceite obtenido de las semillas de Cáñamo es rico en omega-3 y omega-6, dos substancias que ayudan a equilibrar el sistema cardiovascular. La justa relación de estos dos tipos de ácidos grasos en este aceite vegetal corresponde a la proporción ideal que necesita nuestro organismo.
  • Antiinflamatorio: los ácidos grasos, como el omega 3, le otorgan a este aceite vegetal interesantes propiedades antiinflamatorias. Esto le permite aliviar las irritaciones cutáneas, por ejemplo.
  • Calmante: el aceite de Cáñamo es rico en omega 3 y omega 6, dos ácidos que desempeñan un papel importante a nivel de la barrera cutánea. Son muy útiles contra los eritemas y permiten calmar y aliviar el enrojecimiento y el picor.

Características y composición

Características cosméticas
  • Tipo de piel: todo tipo de pieles, pero especialmente adecuado para tratar pieles secas, maduras y sensibles.
  • Tipo de pelos: pelos secos
Características organolépticas
  • Aspecto: líquido fluido y límpido
  • Color: entre amarillo y verde
  • Olor: característico, discreto, recuerda al del heno
  • Sabor: neutro, herbáceo, recuerda al de la nuez o la avellana
  • Al tacto: seco
        Características para la formulación
        • Insaponificables y principios activos: vitamina E. Tocoferoles totales: entre 77 y 80 mg/100 g.
          Fitoesteroles totales: entre 280 y 380 mg/100 g
        • Indice de comedogenicidad: 0 (= no comedogénico)
        • Índice medio de saponificación: 192
        • Estabilidad frente a la oxidación: buena
        • Estabilidad frente a las altas temperaturas: sensible
        • Nombre INCI: Cannabis Sativa Seed Oil
        Composición en ácidos grasos
        • ácido palmítico (AGS): entre un 5 y un 12%
        • ácido palmitoleico (AGMI omega 7): entre un 0 y un 1%
        • ácido esteárico (AGS): entre un 1 y un 4,5%
        • ácido oleico (AGMI omega 9): entre un 10 y un 16%
        • ácido linoleico (AGPI omega 6): entre un 45 y un 65%
        • ácido α-linolénico (AGPI omega 3): entre un 14 y un 30%
        • ácido araquídico (AGS): entre un 0 y un 2%
        • ácido eicosenoico (AGMI omega 9): entre un 0 y un 1%
        Características físicas
        • Densidad a 20°C: entre 0,920 y 0,940
        • Punto de inflamabilidad: >360 °C
        • Índice de peróxidos: <10 meqO2/kg
        • Índice de acidez: <4 mg KOH/g
        • Índice de yodo: entre 141 y 166
        Características botánicas
        • Familia botánica: moráceas
        • Origen: Francia
        • Parte utilizada: semillas
        • Proceso de obtención: primer prensado en frío
        • Nombre en latín: Cannabis sativa L.

        Beneficios nutricionales

        Obtenido de una semilla muy rica en proteínas vegetales y ácidos grasos esenciales, el aceite vegetal de Cáñamo se utiliza cada vez más por sus beneficios nutricionales. El aceite vegetal de Cáñamo contiene un buen ratio de ácidos grasos poliinsaturados AGPI) omega-6/omega-3, lo que fomenta el correcto funcionamiento del organismo. Son especialmente conocidos por prevenir la aparición de las enfermedades cardiovasculares, el colesterol alto, la diabetes o la obesidad.

        Además de su riqueza en ácidos grasos esenciales, también contiene vitamina E y fitoesteroles, ambos antioxidantes naturales. ¿Para qué sirven? Permitan acabar con los radicales libres que provocan los lípidos peroxidados al neutralizarlos. Gracias a estas propiedades antioxidantes, este aceite vegetal es capaz de proteger las membranas celulares y las paredes de los vasos sanguíneos. También son útiles a la hora de combatir diferentes patologías cardiovasculares (colesterol alto, arterioesclerosis, etc.)

        • Consejos de utilización: 1 o 2 cucharadas al día de Cáñamo bastan para obtener la cantidad recomendada de omega 6 y omega 3.

          En cocina, no se debe calentar ya que los omega 3 son frágiles e inestables ante el calor. Por lo tanto, es mejor utilizarlo en frío, como aliño. Su sabor, que recuerda al de la nuez o la avellana, es perfecto para darle un toque especial a ensaladas, pescados o sopas.

        • Otros aceites vegetales adecuados: los aceites de Lin, o Perilla, también son interesantes en nutrición porque son ricos en omega 3, fomentando el equilibro omega 6/omega 3. Normalmente se recomienda aportar 5 veces más de omega 3 que de omega 6. Sin embargo, parece que a día de hoy consumimos demasiado omega 6 en relación al omega 3.

        Contra las arrugas y la piel sin brillo

        A partir de los 25 años, la producción de colágeno, la proteína que estructura nuestra piel, por parte de nuestro organismo disminuye. Es entonces cuando empiezan a aparecer las marcas de la edad y las arrugas. Esta disminución de la producción de colágeno, pero también de la elastina, es la responsable de que la piel pierda su elasticidad.

        Formado principalmente por ácidos grasos, el aceite de Cáñamo ayuda a que la piel se regenere y a que nuestro organismo produzca más colágeno. Además, al ser rico en vitaminas, sobre todo en vitamina E, es un excelente antioxidante natural, por lo que puede ser útil para combatir el envejecimiento cutáneo.

        • Consejos de utilización: masajear las zonas afectadas con una gotitas de aceite de Cáñamo, por la mañana y por la noche. Por vía oral, 1 o 2 cucharadas al día de Cáñamo bastan para obtener la cantidad recomendada de omega 6 y omega 3.

        • Aceites esenciales complementarios: contra las arrugas, el mejor aliado de este aceite vegetal es el aceite esencial de Geranio Rosa.

        • Otros aceite vegetales utilizados: el aceite vegetal de Cáñamo es muy útil a la hora de combatir el envejecimiento cutáneo gracias a la elevada concentración en antioxidantes. Sin embargo, en estos casos se pueden utilizar otros aceites vegetales, como el de Rosa Mosqueta, el de Nuez de Albaricoque o el de Pepitas de Higo Chumbo.

        Para tratar pieles secas y deshidratadas

        La piel seca y deshidratada necesita de cuidados especiales. Para recuperase, nuestra piel necesita ácidos grasos, compuestos presentes en el sebo y en las membranas celulares. El aceite vegetal de Cáñamo permite reconstruir la película hidrolipídica de la piel. Varios estudios han demostrado que añadir un poco de aceite de Cáñamo en emulsiones para hidratar la piel puede ser muy interesante.

        • Consejos de utilización:  masajear las zonas afectadas con unas gotitas de aceite de Cáñamo, hasta que penetre bien. Repetir la operación por la mañana y por la noche.

        • Otros aceites vegetales utilizados: el aceite vegetal de Cáñamo es muy útil a la hora de tratar las pieles secas, pero también puede utilizarse la Manteca de Karité, el aceite de Germen de Trigo o el de Avellana, todos ellos muy nutritivos.

        Contra afecciones cutáneas (rosácea, psoriasis, acné, eccema, etc.)

        Al ser rico en ácidos grasos poliinsaturados (presentes en una concentración de entre el 85 y el 90%), la efectividad del aceite de Cáñamo a la hora de tratar diferentes afecciones cutáneas ha sido objeto de estudio, sobre todo a la hora de tratar el eccema. Este estudio en el que participaron 20 sujetos, demostró que la ingestión de 30ml de aceite de Cáñamo en el periodo de 2 meses ayudaba a aliviar el picor y la sequedad de la piel en comparación a los sujetos que consumían aceite de oliva. Otros estudios han investigado su eficacia contra otras afecciones cutáneas, como la psoriasis, el acné o la rosácea.

        • Consejos de utilización: masajear las zonas afectadas con una gotitas de aceite de Cáñamo después de haberse lavado bien la cara, por la mañana y por la noche. Por vía oral, 1 o 2 cucharadas al día de Cáñamo bastan para obtener la cantidad recomendada de omega 6 y omega 3.

        • Aceites esenciales complementarios: contra la rosácea, el mejor aliado de este aceite vegetal es el aceite esencial de Siempreviva Amarilla.

        • Otros aceites vegetales utilizados: el aceite de Cáñamo es interesante a la hora de aliviar la piel, pero también hay otros aceites vegetales de propiedades interesantes para combatir la inflamación y otros problemas cutáneos, como el de Calófilo, el de Caléndula o el de Árnica.

        Contra los pelos secos, que se rompen con facilidad

        Del mismo modo que puede utilizarse para hidratar y nutrir la piel, el aceite de Cáñamo también puede utilizarse para nutrir el cabello en profundidad gracias a su composición rica en ácidos grasos, y no cualquier ácido graso, sino en omega 3 y omega 6. Además, el aroma del Cáñamo es lo bastante neutro y su textura lo suficientemente fluida y ligera para que sea agradable de utilizar. Si se realizan cuidados capilares con aceite de Cáñamo, este permitirá hidratar y fortalecer en profundidad. No olvidemos que un pelo fuerte y bien hidratado es un pelo que no se cae con tanta facilidad. Otro punto positivo del aceite de Cáñamo es que, al contener vitaminas E y B, favorece el crecimiento del pelo, que requiere ciertos nutrientes para desarrollarse correctamente, como son estas vitaminas.

        • Consejos de aplicación: aplicar directamente unas gotitas de aceite vegetal en el pelo insistiendo en las puntas. Dejar actuar durante unos minutos para que hidrate el pelo en profundidad. Por vía oral, 1 o 2 cucharadas al día de Cáñamo bastan para obtener la cantidad recomendada de omega 6 y omega 3.

        • Otros aceites esenciales y vegetales utilizados: para reparar el pelo seco y que se rompe con facilidad, podemos asociar el aceite de Cáñamo con otros aceites vegetales y esenciales. La manteca de Karité es ideal para nutrir la fibra capilar. El aceite vegetal de Ricino es uno de los mejores aliados contra la caída del cabello y el aceite esencial de Espliego contra la sequedad del cuero cabelludo.

        Para hacer crecer la barba, contra la irritación tras el afeitado

        El aceite vegetal de Cáñamo, al iguar que es capaz de nutrir el pelo, es capaz de nutrir la barba al mismo tiempo que cuida la piel.

        • Consejos de aplicación: aplicar directamente unas gotitas de aceite vegetal en la barba. Dejar actuar durante unos minutos para que hidrate la barba en profundidad. Por vía oral, 1 o 2 cucharadas al día de Cáñamo bastan para obtener la cantidad recomendada de omega 6 y omega 3.

        • Otros aceites vegetales utilizados: para cuidar de la barba podemos asociar el aceite de Cáñamo con otros aceites vegetales y esenciales. La manteca de Karité nutre en profundidad, mientras que el aceite vegetal de Ricino fortalece el pelo. Aplicar varios minutos y eliminar los restos con una servilleta.

        Para fortalecer e hidratar las uñas

        El aceite vegetal de Cáñamo, al contener ácidos grasos, permite nutrir las uñas en profundidad. Para tener unas uñas más resistentes y brillantes, nada mejor que las vitaminas que componen el aceite de Cáñamo. De este modo, las uñas no estarán tan blandas ni se romperán con tanta facilidad. Los ácidos grasos son capaces de, en primer lugar, regenerar el tejido cutáneo, y también de estimular el crecimiento de la uña al fomentar la producción de queratina.

        • Consejos de aplicación: aplicar directamente unas gotitas de aceite vegetal en las uñas y masajear. Esto dejará una capa grasa sobre las uñas que hay que dejar para una hidratación intensa.

        • Aceite esencial complementario: al asociar el aceite vegetal de Cáñamo con aceites esenciales, su efectividad se verá potenciada. Uno de los aceites esenciales más indicados es el de Limón, que, además, aclarará el color de las uñas.

        • Otros aceites vegetales adaptados: el aceite de Cáñamo es muy interesante a la hora de nutrir las uñas, sin embargo, el más indicado de todos es el aceite vegetal de Ricino.

        Aceite de Cáñamo y de Cannabis

        El cáñamo se relaciona muy a menudo con sus efectos relajantes e incluso alucinógenos. Cabe destacar que el cáñamo que se produce de manera industrial no es lo mismo que el cannabis, usado de manera recreativa. El cáñamo industrial no contiene nada, o muy poco (menos del 0,2) THC (tetrahidrocannabinol) el compuesto que le otorga al cannabis sus propiedades psicotrópicas. A diferencia del cáñamo, el cannabis es rico en la resina que contiene esta famosa molécula y se cultiva principalmente con fines medicinales y recreativos. El cáñamo industrial, por su parte, se utiliza en diferentes ámbitos, como la construcción, la industria textil la alimentación o la cosmética. No hay que preocuparse por nada, pues las explotaciones de los productores son objeto de controles particularmente estrictos con el fin de verificar que sus plantaciones son, efectivamente, muy pobres en THC.

        El THC está presente en una concentración de aproximadamente el 5% en el cannabis con fines recreativos. Una vez en el organismo, el THC actúa a nivel del sistema nervioso central y se acopla a unos receptores específicos llamados CB1 y CB2, alterando así ciertas funciones de las neuronas. Entres otras cosas, los cannabinoides como el THC impiden que la conexión entre neuronas se efectúa correctamente, alterando así la memoria o la capacidad de concentración.

        ¿Te ha resultado útil este artículo?

          

        Nota media 4.6 ( 236 votos )