La avellana es el fruto oleaginoso que mayor cantidad de lípidos contiene. Su aceite vegetal, compuesto por numerosos ácidos grasos esenciales, le otorga propiedades de uso cosmético nutritivas y muy hidratantes para el cutis. Su suavidad hará las delicias de las pieles frágiles que enrojecen con facilidad, ya que las mantendrá brillantes, tersas y perfumadas con un agradable aroma a avellana. Si bien este aceite vegetal destaca por sus usos cosméticos, sus aplicaciones terapéuticas también resultan interesantes, ya que no deja ninguna película grasa sobre la piel y facilita la penetración en profundidad de los aceites esenciales. Por último, este aceite vegetal es ideal como aliño para ensaladas por su agradable sabor a avellana. Nombre en latín: Corylus avellana L. Parte utilizada: frutos.

Propiedades principales

  • Penetrante: este aceite vegetal es ideal para dar masajes musculares y, gracias a su fluidez, es capaz de penetrar en la epidermis sin dejar ningún rastro aceitoso en la superficie cutánea. Llega hasta la hipodermis (la capa más profunda de la piel) e incluso los músculos.

  • Regula el sebo: el aceite vegetal de Avellana regula la producción de sebo en las pieles grasas y consigue suavizar las pieles más secas y sensibles.
  • Antilitiásico: entre otras virtudes, este aceite vegetal favorece la eliminación de cálculos renales.
  • Antianémico: este aceite vegetal combate la carencia de hierro del organismo y es ideal tanto para niños en pleno crecimiento como para personas convalecientes.
  • Antihelmíntico: este aceite vegetal combate las parasitosis intestinales, como la causada por la tenia.
  • Mejora la libido: este aceite vegetal puede utilizarse para combatir la impotencia y la frigidez.

Y también algunas propiedades secundarias...

  • Hipotensivo
  • Favorece la circulación y el drenaje
¡Atención!
  • En caso de alergia a los frutos secos, consultar con un médico antes de cualquier utilización.

Características y composición

Características cosméticas
  • Tipo de piel: todo tipo de pieles, pero especialmente eficaz en pieles secas, grasas, sensibles y con acné
  • Tipo de cabello: cabellos secos y dañados
Características organolépticas
  • Aspecto: líquido aceitoso
  • Color: entre amarillo claro y ambarino
  • Olor: avellana
  • Sabor: avellana
  • Tacto: seco
        Características de formulación
        • Insaponificables y principios activos: vitaminas A y E, tocoferoles
        • Índice de comedogenicidad: 0 (no comedogénico)
        • Índice de saponificación medio: 195
        • Estabilidad oxidativa: buena
        • Estabilidad térmica (a altas temperaturas): sensible
        • Denominación INCI: Corylus Avellana Seed Oil
        Concentración en ácidos grasos
        • ácido palmítico (AGS): entre un 5 y un 9 %
        • ácido esteárico (AGS): entre un 1 y un 4 %
        • ácido oleico (AGMI omega 9): entre un 66 y un 83 %
        • ácido linoleico (AGMI omega 6): entre un 8 y un 25 %
        • Insaponificables: entre un 0,40 y un 0,70 % 
        Características físicas
        • Densidad a 20 °C: entre 0,910 y 0,916
        • Punto de inflamabilidad: > 175 °C
        • Índice de peróxidos: < 15 meqO2/kg
        • Índice de acidez: < 2 % de ácido oleico
        • Índice de yodo: entre 85 y 95
        Características botánicas
        • Familia botánica: Betuláceas
        • Origen: Francia
        • Parte utilizada: frutos
        • Proceso de obtención: presión en frío
        • Nombre en latín: Corylus avellana L.

        Por sus beneficios nutricionales

        El aceite de Avellana se utiliza con frecuencia en la alimentación por su sabor, así como por sus aportes nutricionales. Gracias a su composición en ácidos grasos bioactivos liposolubles (tocoferoles y fitosteroles), vitaminas (A y E), minerales (selenio y calcio), aminoácidos esenciales, compuestos fenólicos antioxidantes (ácido cafeico), fibras alimentarias (en forma soluble) y bioactivos fitoquímicos, este aceite contribuye a disminuir la presión arterial y tiene propiedades antihelmínticas y antianémicas. Se suele recomendar su uso en caso de convalecencia o para los niños en edad de crecimiento.

        • Consejos de utilización: integrar el aceite de Avellana en nuestra dieta como complemento de otros alimentos, como el aceite de oliva. Utilizar en frío como aliño de ensaladas o usar como condimento para carnes y pescados antes de consumir. En cocina, puede usarse como un sustituto del aceite de oliva en la salsa pesto. Para conservar todos sus beneficios nutricionales, evitar llevarlo al punto de cocción.
        • Otros aceites vegetales adecuados: Los aceites vegetales de Almendra Dulce y de Germen de Trigo son excelentes para combatir la anemia. Para los niños en edad crecimiento, se recomienda alternar con los aceites de Zanahoria y de Germen de Trigo con tal de aportarles diversas vitaminas y ácidos grasos esenciales. En caso de querer disminuir la presión arterial, el aceite vegetal de Borraja o el de Onagra también pueden ser de ayuda.

        Por sus beneficios para las pieles frágiles, deshidratadas y que enrojecen con facilidad

        El aceite de Avellana contiene fosfolípidos, calcio y vitaminas A y E, que contribuyen a una mejor protección cutánea y a la hidratación en profundidad de la piel. Un estudio realizado a 56 voluntarios ha demostrado que los fosfolípidos presentes en el aceite de Avellana influyen en el efecto hidratante de las emulsiones cosméticas aplicadas diariamente en la piel. Tras observar los niveles de hidratación de la piel después de su aplicación a lo largo de 28 días, se aprecia un aumento de la hidratación cutánea más significativo que en los casos en los que se aplicó una base sin aceite de Avellana.

        • Consejo de aplicación: aplicar unas gotitas de aceite de Avellana por la mañana y masajear sobre la piel.
        • Aceites esenciales complementarios: los aceites esenciales de Lavanda y de Manzanilla Romana ayudan a calmar las pieles más frágiles, mientras que el de Siempreviva Amarilla contribuye a aliviar las pieles que enrojecen con facilidad.
        • Otros aceites vegetales adecuados: si nos interesa proteger la piel e hidratarla en profundidad, los aceites de Nuez de Albaricoque y de Pepitas de Uva pueden resultar igual de eficaces.

        Contra los dolores musculares

        El aceite de Avellana es rico en vitamina E y sus propiedades penetrantes son excepcionales, por lo que puede atravesar la piel sin dejar una sensación grasa tras su aplicación, ya sea en un masaje con tal de preparar un músculo para el entrenamiento o para relajarlo después de realizar un esfuerzo.

        • Consejo de aplicación: masajear los músculos antes y/o después del entrenamiento para que el aceite vegetal penetre correctamente.
        • Aceites esenciales complementarios: en combinación con el aceite vegetal de Avellana, los aceites esenciales de Eucalipto Limón, de Romero Alcanfor o de Siempreviva Amarilla son ideales para aliviar los dolores musculares.
        • Otros aceites vegetales adecuados: el aceite de Avellana es una opción a tener en cuenta para aliviar los dolores musculares, pero ninguna bolsa de deporte está completa sin el aceite macerado de Árnica o el de Hipérico.

        Contra la frigidez y la impotencia

        Gracias a sus propiedades tonificantes y su tacto no graso, el aceite vegetal de Avellana es ideal como base para elaborar aceites de masaje. Además, su uso como aceite sazonador tiene propiedades afrodisíacas, lo que lo convierte en un estimulante perfecto para la libido.

        • Consejo de aplicación: aplicar 4 gotas de aceite de Avellana en la parte inferior de la espalda por la mañana y por la noche mediante un masaje.
        • Aceite esencial complementario: en caso de pérdida de la libido, diluir 1 gota de aceite esencial de Ylang-Ylang en el aceite de Avellana para aumentar su eficacia.
        • Otros aceites vegetales adecuados: pueden utilizarse otros aceites vegetales, como el de Germen de Trigo o el de Sésamo.

        ¿Te ha resultado útil este artículo?

          

        Nota media 4.6 ( 47 votos )