Originaria de las regiones montañosas Europeas, las flores de árnica rebosan de principios activos y propiedades terapéuticas. Al macerar estas flores en aceite de Girasol, se obtiene un aceite macerado de propiedades antiinflamatorias y que fomenta la relajación muscular, por lo que es muy utilizado por los más deportistas. Sin embargo, también se utiliza para tratar otras dolencias, como los problemas circulatorios. Nombre en latín: Arnica montana L. Parte utilizada: sumidades floridas.

Propiedades principales

  • Antiinflamatorio: el aceite macerado de Árnica tiene interesantes propiedades antiinflamatorias gracias a la presencia de lactonas sesquiterpénicas en su composición: la helenalina y la dihidrohelenalina, dos moléculas capaces de inhibir la producción de prostaglandinas, unas moléculas implicadas directamente en el proceso inflamatorio. Además, este efecto se ver reforzado por la presencia de carotenoides y de flavonoides en su composición. Por estas razones, el aceite macerado de Árnica es ideal para tratar pieles sensibles e irritadas.
  • Anticoagulante y circulatorio: la árnica tiene reputadas propiedades que favorecen la correcta circulación sanguínea. Las lactonas sesquiterpénicas y la helenalina inhiben la agregación plaquetaria, que fomenta el tiempo de sangrado. Por esta razón, se debe evitar utilizar el macerado de Árnica sobre una herida abierta. Sin embargo, una vez la herida haya coagulado, el aceite de Árnica puede ser muy útil para limitar la extensión y la duración de las equimosis, además de favorecer la circulación, algo útil en caso de varices, por ejemplo.
  • Antimicrobiano: la helenalina, así como otras lactonas sesquiterpénicas han demostrado in vitro una actividad antiparasitaria contra diferentes tipos de protistas del género Trypanosoma. Además, diferentes estudios han demostrado que los ácidos oleicos y linoleicos actúan contra diferentes bacterias grampositivas.
  • Inhibe la división celular: las lactonas sesquiterpénicas de este aceite macerado son capaces de inhibir la mitosis de los queratinocitos, lo que inhibe el crecimiento y la regeneración de los folículos pilosos. El aceite macerado de Árnica es ideal para confeccionar productos que tienen como objetivo frenar el crecimiento excesivo de pelo.
  • Reparador cutáneo: el aceite macerado de Árnica estimula y protege la barrera cutánea. Se ha podido demostrar que el aceite vegetal de girasol, base de este macerado, protege la piel de las infecciones nosocomiales y mejora la efectividad de la barrera cutánea. De este modo, y gracias a los componentes que se extraen de la flores de árnica, este aceite macerado es un excelente protector cutáneo.

Características y composición

El aceite macerado de Árnica se obtiene a partir de la maceración de flores de Arnica montana L. En aromaterapia se utiliza principalmente para aliviar los golpes y los problemas musculares o articulares. Además, es un aceite que se adapta a la perfección a todo tipo de pieles.

Características botánicas
  • Nombre en latín: Arnica montana L.
  • Familia botánica: asteráceas
  • Origen: Francia
  • Parte utilizada: flores
  • Proceso de obtención: maceración de las flores en aceite de girasol.
Características organolépticas
  • Aspecto: líquido aceitoso
  • Color: entre verdoso y amarillo anaranjado
  • Olor: floral, ligeramente amargo
Características para la formulación
  • Insaponificables y principios activos: lactonas sesquiterpénicas (helenalina, arnifolina), flavonoides, cumarinas...
  • Indice de comedogenicidad: 0 (aceite de girasol)
  • Estabilidad frente a la oxidación: sensible a la oxidación
  • Nombre INCI: Helianthus Annuus Seed Oil, Arnica Montana Flower Extract
Composición en ácidos grasos
  • ácido linoleico: entre un 48 y un 74%
  • ácido oleico: entre un 14 y un 40%
  • ácido palmítico: entre un 4 y un 9%
  • ácido esteárico: entre un 1 y un 7%

Contiene, de manera natural:  lactonas sesquiterpénicas

Características físicas
  • Densidad a 20°C: entre 0,910 y 0,930
  • Índice de refracción a 20°C: entre 1,470 y 1,480
  • Punto de inflamabilidad:  >100°C
  • Índice de peróxidos: <20 meqO2/kg

Precauciones de utilización

  • El aceite macerado de Árnica es tóxico para los sistemas nervioso, digestivo, respiratorio y cardíaco, por lo que no debe ingerirse nunca. Este macerado solo puede utilizarse en aplicación cutánea.
  • No deberá utilizarse este aceite vegetal si se sigue un tratamiento anticoagulante o antiplaquetario para no aumentar el riesgo hemorrágico.
  • Se recomienda no utilizar este aceite macerado sobre heridas abiertas.
  • Este aceite macerado es sensible a la oxidación.
  • En caso de seguir un tratamiento con medicamentos, consultar con un médico antes de cualquier utilización.
Modos de empleo autorizados
Usuarios autorizados
Conservación

Conservar en un lugar fresco, resguardado de la luz y del calor.

En caso de dolores musculares y articulares, tendinitis

El aceite macerado de Árnica es antiinflamatorio y alivia las inflamaciones musculares y de los tendones gracias a la presencia de lactonas (helenalina y arnifolina) en su composición natural. Sus propiedades también son beneficiosas en caso de esguince o tendinitis. Lleva utilizándose para tratar este tipo de problemas desde hace muchos años, tanto es así que la EMA (European Medicinal Agency) lo reconoció como adecuado a la hora de tratar contusiones, esguinces y dolores musculares localizados. Este aceite vegetal es ideal para calmar equimosis, calmar el dolor y fomentar la correcta recuperación después de una tendinitis, un hematoma, un golpe, una tortícolis, etc.

  • Consejos de aplicación: masajear las zonas afectadas con unas gotitas de la mezcla. 2 veces al día.
  • Aceites esenciales complementarios: para que sea más eficaz, puede diluirse al 20% aceite esencial de Gaulteria Olorosa o de Eucalipto Limón en el aceite vegetal de Árnica.
  • Utilización en sinergia para combatir la artrosis.
  • Utilización en sinergia para combatir la tendinitis.

Contra contusiones, moratones y edemas

Este aceite macerado fomenta la correcta circulación sanguínea. Esto ayuda aliviar moratones y edemas, así como la sensación de pesadez en las piernas provocada por una mala circulación. Sin embargo hay que tener en cuenta que este efecto anticoagulante puede fomentar las hemorragias, por lo que no debe utilizarse sobre una herida abierta.

  • Consejos de aplicación: masajear la zona afectada con unas gotitas de aceite de Árnica, 2 veces al día.
  • Aceite esencial complementario: para mejorar todavía más la circulación, lo mejor es asociar el aceite macerado de Árnica con el aceite esencial de Siempreviva Amarilla. La dilución debe hacerse al 20% (1 gota de Siempreviva Amarilla por cada 4 gotas de Árnica).
  • Utilización en sinergia: los aceites esenciales contra los hematomas.

En caso de esguince

El aceite macerado de Árnica presenta numerosos beneficios antiinflamatorios y fomenta la correcta circulación sanguínea, por lo que será ideal para aliviar el dolor, la hinchazón y la equimosis de los esguinces, para que la recuperación sea más rápida y completa.

El aceite vegetal de Árnica también puede utilizar en sinergia. Para consultar todos los detalles y la posología: los aceites esenciales para tratar los esguinces y torceduras.

Contra las varices y la sensación de pesadez de piernas

El aceite macerado de Árnica tiene diferentes principios activos e insaponificables muy útiles para tratar las varices y la sensación de pesadez de piernas. El aceite macerado de Árnica fomenta la correcta circulación sanguínea y actúa a nivel de los pequeños capilares, a menudo responsables de las varices. Además de facilitar la circulación, también refuerza la pared de los vasos sanguíneos.

Consejos de aplicación: masajear las piernas de abajo arriba con unas gotitas de la mezcla. Repetir la operación 2 veces al día.

¿Te ha resultado útil este artículo?

  

Nota media 4.8 ( 80 votos )