Acerola: ¿cómo utilizarla durante el embarazo y la lactancia?

La acerola, o cereza de las Indias Occidentales, es una fruta originaria de América Central. Es un superalimento muy interesante desde el punto de vista nutricional. En efecto, es muy famosa porque es un auténtico concentrado de vitaminas, en particular de vitamina C, a la que la EFSA reconoce hoy una plétora de beneficios para el organismo. Las mujeres embarazadas o en período de lactancia sufren a menudo un gran cansancio, carencias o deficiencias de determinados micronutrientes y tienden a tomar complementos alimenticios para completar su dieta. Actualmente, la acerola es objeto de muchas preguntas sobre su consumo durante el embarazo o la lactancia por su alto contenido en vitamina C, por sus peligros, pero también por todos los beneficios que puede aportarles. Este artículo responderá a algunas de estas preguntas destacando los beneficios de la acerola.

Artículos relacionados [Ver]. - Acerola en polvo: usos y beneficios nutricionales - ¿Por qué y cómo cubrir sus necesidades de vitamina C con acerola? - ¿Cuáles son los beneficios de la acerola para la piel? - ¿Tiene la acerola algún efecto sobre la tensión arterial? - ¿Cómo cuidar el cabello con acerola? - Acerola: precauciones de empleo y efectos secundarios - ¿Tiene la acerola un efecto positivo o negativo sobre el sueño?

¿Puede tomarse acerola en polvo durante el embarazo y la lactancia?

Existe muy poca información o investigaciones sobre el consumo de acerola en polvo durante el embarazo o la lactancia. La comunidad científica considera que la acerola en polvo no presenta ningún riesgo para la salud si se respetan las dosis diarias recomendadas, pero se recomienda evitar cualquier sobredosis. No obstante, sería importante conocer su origen y asegurarse de la calidad, sobre todo ecológica, del producto.

Beneficios de la acerola en polvo durante el embarazo y la lactancia

Efectos sobre la absorción del hierro

El hierro contribuye a la formación de hemoglobina y al transporte de oxígeno en el organismo. Durante el embarazo o la lactancia, las mujeres suelen sufrir anemia ferropénica. Es importante saber que la carencia de hierro aumenta el riesgo de parto prematuro, infecciones maternas en el puerperio (después del parto) y bajo peso del bebé al nacer. Las causas de esta carencia están relacionadas con el aumento del volumen sanguíneo de la embarazada, la falta de ingesta o absorción de hierro, un embarazo anterior y la pérdida de hierro durante la menstruación antes del embarazo o durante la lactancia.

Sin embargo, para compensar este fenómeno, a menudo es necesario tomar suplementos de hierro durante el embarazo o la lactancia. Además, hay que tener en cuenta que el hierro no hemo, es decir, de origen vegetal, sólo se absorbe en una proporción de entre el 1 y el 15%, frente al hierro hemo, de origen animal, que se absorbe en una proporción del 40%. En ambos casos, para una mejor asimilación del hierro, es interesante que las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia tomen acerola en polvo, especialmente las que adoptan una dieta vegetariana/vegana, respetando las dosis recomendadas.

Efecto sobre la fatiga

Las mujeres embarazadas y en periodo de lactancia suelen padecer fatiga severa, que puede estar relacionada con carencias de hierro y vitamina C. De hecho, sus necesidades de determinados micronutrientes suelen ser elevadas. Por ello, la acerola en polvo ayuda a reducir el cansancio pasajero de las mujeres embarazadas o en período de lactancia. En efecto, la vitamina C que contiene ayuda a combatir el cansancio.

Efecto antioxidante

Es importante saber que durante el embarazo, los radicales libres forman parte del mecanismo de gestación. Intervienen en la multiplicación, el crecimiento y el funcionamiento de distintos tipos de células. Sin embargo, algunos factores externos pueden desequilibrar estas moléculas y provocar estrés oxidativo, como la exposición a contaminantes ambientales: pesticidas, metales pesados, humo de cigarrillo, consumo de alcohol, tabaco o drogas durante el embarazo y malos hábitos de vida.

En consecuencia, una mala regulación del estrés oxidativo puede estar en el origen de ciertas patologías del embarazo, como la preeclampsia, el parto prematuro, etc. Pero también puede tener graves consecuencias para el desarrollo del feto, como el retraso del crecimiento o el síndrome de Down.

Sin embargo, es posible contrarrestar este fenómeno adoptando un estilo de vida saludable y limitando la exposición a factores externos. Por ello, es preferible elegir productos ecológicos naturales para la alimentación, los cosméticos y los productos de limpieza.

Además, la acerola en polvo contiene vitamina C, así como carotenoides y flavonoides cuya acción antioxidante es bien conocida. Según la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, la vitamina C protege las células contra el estrés oxidativo neutralizando el exceso de radicales libres en el organismo. Así pues, las mujeres embarazadas o en período de lactancia pueden consumir acerola en polvo respetando las dosis recomendadas, para aprovechar plenamente sus beneficios, en particular la vitamina C en asociación con los demás antioxidantes que la componen.

Precauciones de uso de la acerola durante el embarazo y la lactancia

Se recomienda tomar suplementos de acerola en polvo sólo si existe una necesidad real, y no superar la dosis diaria recomendada de acerola. Dado que la acerola en polvo es muy rica en vitamina C, puede tener consecuencias para el organismo si se consume en dosis elevadas, a saber: ardor de estómago, gases, hinchazón, diarrea, náuseas y vómitos. Por ello, es importante no superar las dosis recomendadas, sobre todo en los siguientes casos:

  • Hemocromatosis: Si la mujer embarazada o lactante tiene un exceso de hierro en la sangre, superior a 300 mg/L, ya que la vitamina C aumenta la absorción del hierro digestivo.
  • Enfermedades renales: La vitamina C contenida en la acerola puede provocar cálculos renales oxálicos en personas con antecedentes de ellos.
  • Bajo tratamiento anticoagulante: Al ser rica en vitamina C, la acerola puede reducir el efecto anticoagulante de ciertos tratamientos y aumentar el riesgo de flebitis.

¿Cómo utilizar la acerola en polvo?

Para aprovechar al máximo los beneficios de la acerola, se recomienda :

  • No consuma té, café o zumo de uva al mismo tiempo que acerola en polvo, ya que contienen taninos que limitan la absorción del hierro y pueden, por tanto, interferir con la acción de la vitamina C.
  • No supere las dosis recomendadas, es decir: 1 g/d de acerola en polvo, que corresponde a 175 mg de vitamina C. Además, las necesidades de vitamina C de las mujeres embarazadas y en periodo de lactancia aumentan a 120 mg /día y 170 mg/día respectivamente, por lo que se aconseja consultar a su médico antes de iniciar una cura.
  • Evite comerla con el estómago vacío por la mañana, por la noche o antes de acostarse, ya que esta fruta es especialmente ácida y puede provocar reflujo ácido. Esto puede provocar molestias por la mañana o alteraciones del sueño, o incluso despertares nocturnos, sobre todo en mujeres embarazadas al final del embarazo.

Cabe señalar que 1 g/d de acerola en polvo corresponde a ½ cucharadita de polvo.

(4.53/5)

  • Envío en 24 horas
  • Envío gratuito a partir de 29
  • 100% puro y natural
  • 0% aditivos

COMPRAR AHORA

-10% de descuento en tu primer pedido con el código: PROMO14